Mira.

Si has llegado hasta aquí,
imagino que tienes un negocio o lo quieres tener.

Y que tu objetivo,
aparte de hacer el mundo un lugar mejor,
es vender tu servicio o infoproducto.

Porque si no vendes, si no te puedes ganar la vida con tu negocio…

pues tienes un hobby caro.

Tan caro como la cuota de autónomos, el IVA y el IRPF.

Lo que te voy a contar a continuación, si lo aplicas te va a ayudar a traer más ventas a tu negocio, tanto si me contratas como si no.

Pero antes permíteme que te ponga en contexto:

Hay dos formas de diseñar tu web.

La forma cutre y la profesional.

Sobre la cutre, te digo que te puedes pasar por Fiverr y pagar dos duros a un señor de India para que te ponga unas plantillas.

También puedes dejarte un riñón pagando Wix y otras plataformas donde, oh sorpresa, también tienen plantillas para que las edites.

Ahora mismo hasta puedes comprar… ¿adivina qué?

Si, plantillas para hacerte la web tu misma en WordPress.

Unas fotos de stock y ya tienes todo servido para que tu web sea tan cutre que más que atraer clientas las espante.

Sólo hace falta que además pongas un enlace a tus redes sociales en el menú o el banner principal, para así ayudar a que tus visitantes se distraigan mirando Instagram o Facebook y se olviden del todo de comprar tus servicios.

Con suerte, si estás haciendo las cosas medio bien con alguno de estos sistemas, estarás vendiendo a través de redes sociales a un público que pertenece a otra persona (hola, Mark!) y solamente ve el 10% ve lo que publicas.

Permíteme decirte que te estás dejando mucho dinero encima de la mesa.

Por otra parte, está la otra manera de hacer las cosas.

Ya sabes, LA OTRA MANERA.

Y con eso me refiero a que dejes de copiar lo que hace fulana y lo que hace mengana y veamos que es lo que haces tu.

A que dejes de racanear y dejarte horas intentando diseñar tu página o arreglar lo que hizo el indio de Fiverr, porque cada minuto que pasas tirando tu tiempo de esa manera, estás perdiendo dinero.

Dinero que podrías invertir en hacer lo que se te da realmente bien y disfrutar de la vida en tus términos.

Estás aquí para explotar tu potencial, ayudar a otras personas y dedicarte a lo que te gusta. No para darte de cabezazos desesperada enfrente del ordenador.

Y cuando la tecnología no se ponga de por medio, te vas a sorprender del inmenso poder que tiene el poner foco en lo que se te da realmente bien.

Te voy a ilustrar esto con una historia, que te dará mucha luz sobre el siguiente paso a dar en tu negocio.

En 2016 yo trabajaba en una oficina revisando diseños para impresión.

Cada día revisábamos más de 200 diseños.

Pero nunca era suficiente.

Constantemente había presión para que hiciéramos más y más.

Y llegó un momento en que al menos una vez al mes me daba un ataque de ansiedad, mi sistema nervioso se iba al carajo y me pasaba dos días en la cama sin poder moverme.

Al cabo de varios meses así, la jefa me llamó a la oficina.

–  Tu no encajas aquí, me dijo.

Y tenía toda la razón.

Llevaba toda la vida intentando parecer «normal», intentando encajar, hacer lo que mi familia esperaba, mi entorno esperaba, lo que creía que había que hacer.

Seis meses y una cuidadosa planificación económica después, estaba en Nueva Zelanda y me sentía más viva que nunca.

Aún hoy me gusta tumbarme en la hierba de un parque o en la playa en cualquier rincón del mundo el lunes por la mañana y agradecer el poder elegir donde y con quién paso mi tiempo.

Si crees que la moraleja de esto es «déjalo todo y súbete a un avión» te estás perdiendo lo importante.

Algo que he aprendido es que la mierda te persigue allá donde vayas.

Hasta que trabajas la mierda, la haces tu mierda, te enamoras de tu mierda y la pones en tu web.

Y ahí es cuando conectas con tu público y la gente compra.

Porque sabes exponerte, empatizar con ellos, meterte en sus cabezas.

Esto es algo que todas sabemos, pero muy pocas somos capaces de aplicar.

Porque exponerte da mucho miedito.

Puedes ser buenísima en lo que haces, pero si no lo parece, si no te expones y eres capaz de conectar a través de tus canales de comunicación (entre ellos si, tu website), la habilidad sirve de poco.

Y es una lástima.

Por eso hago esto: acompaño a otras personas a crecer, creando su casa en internet, su centro de formación online, creando sus estrategias y mostrando su potencial.

Y eso me hace muy feliz.

Y ganar dinero con ello para vivir la vida como quiero, me hace más feliz todavía.

Esta es mi filosofía.

Y ahora mis condiciones:

Para trabajar conmigo pido dos cosas:

La primera es que confíes en mi y respetes mi trabajo y mi experiencia.

Si vas a trabajar conmigo te voy a meter caña del derecho y del revés hasta que encontremos qué es lo que te hace brillar, vamos a estudiar tu público, tu negocio, tu producto y tu mierda para que puedas vender tu servicio o infoproducto y te empoderes con tus precios.

Entramos en un proceso de poner en valor tu trabajo, desarrollando tu mentalidad y liderando tu negocio.

Y eso se transmitirá en la website que creemos juntas.

Si tienes el síndrome de la superheroína que quiere salvar el mundo también vamos a hablar de las maneras más efectivas de hacerlo.

Sin tirar tus precios.

Así que si decides trabajar conmigo, prepárate para volar. Y poner en práctica las estrategias que acordemos y comunicarte conmigo ante cualquier cambio.

Si contratas a un electricista para que haga la instalación eléctrica no le pides que te enseñe a hacer tú una parte solo porque sabes darle al interruptor, ¿sí?

Porque no sabes de instalación eléctrica. Sabes de tu negocio.

Y la segunda cosa:

Vas a necesitar compromiso y tratar a tus clientes de manera top.

Sólo trabajo con personas que quieren ver crecer su negocio y están dispuestas a invertir en él, ir a por todas y pasar a la acción, a la vez que dan un servicio de alta calidad que realmente ayude a sus clientes.

Dicho esto, si te interesa pedirme información debes rellenar el cuestionario de aquí abajo.

Me pondré en contacto contigo aunque no me interese trabajar en tu proyecto.

Te deseo un bonito y mágico día, disfrutando de la vida y tu negocio.

Un saludo,

Elena

Antes de dedicar tu tiempo a rellenar este formulario, por favor ten en cuenta que no arreglo proyectos de otros diseñadores.

Si otra persona o agencia te dejó un desastre en tu plataforma, o esta ha dejado de funcionar, tendré que hacer la instalación de nuevo y se cuenta como un diseño completo.

Tampoco vendo plantillas ni diseños enlatados.

Todos mis diseños son personalizados y están hechos especialmente para ti.

Ten en cuenta también que suele haber una lista de espera de varias semanas, así que cuanto antes envíes tu solicitud, antes podré confirmarte si me interesa tomar tu proyecto y la fecha.

¿Te interesa trabajar conmigo?

Aquí te dejo un pequeño cuestionario que me ayudará a entender qué es lo que necesitas exactamente.

Por favor ten en cuenta que no arreglo proyectos de otros diseñadores.

Tampoco vendo plantillas ni diseños enlatados.

Todos mis diseños son personalizados y están hechos especialmente para ti.

Suele haber lista de espera de varias semanas, así que cuanto antes me mandes tu solicitud antes podré revisar el proyecto y darte fecha.

El precio mínimo por servicio de diseño web es de 3.500€.

Te responderé en 24-48 horas, tanto si me interesa el proyecto como si no.